Ramos Mejia - Buenos Aires - Argentina

Mónica 15-5949-1251 - Alejandra 15-4420-4628

Herramienta para conocernos mejor

herramienta-grafologicaLa Grafología es una ciencia que estudia la escritura, analizando cada uno de sus rasgos. Al escribir sobre el papel proyectamos inconscientemente, nuestra personalidad. La escritura es un acto absolutamente personal e intransferible, eso es lo sorprendente, no hay dos idénticas.

Como dijo: Max Pulver: «El que escribe confecciona su propio retrato».
Es un test proyectivo completo, eficiente y adecuado donde se aplica una batería de técnicas grafológicas, que interpretan distintos aspectos, se puede aplicar a niños, jóvenes y adultos.
Para su análisis, se trabaja con una metodología que le es propia, así nos permite conocer hasta lo más profundo de un individuo en forma integral, y determinar no sólo características generales de carácter y comportamiento, sino también detectar anomalías en su equilibrio mental y fisiológico, la naturaleza de sus emociones, su inteligencia, sus aptitudes profesionales y hasta su grado de salud o enfermedad.
El grafólogo es quien detecta a través de la escritura, las características más destacadas de una persona, y luego estudiando cada rasgo llega a la esencia de ellas. Cuando analiza un escrito, siempre lo hace de manera impersonal y absolutamente objetiva.
En los últimos años, la Grafología pudo sumarse como ciencia auxiliar en varios ámbitos, entre ellos es un eficaz medio de autoconocimiento, por eso hoy nos vamos a dedicar en qué consisten los informes grafo-analíticos.
La persona que decide realizarse un informe grafológico suele estar interesada en la comprensión de sí misma y en su forma efectiva de vencer sus dificultades. Es importante comprender esta situación y no tomar el análisis como un simple ejercicio intelectual. Si el informe grafológico no sirve de ayuda comencemos a dudar de su utilidad básica.
Esta técnica de exploración de la personalidad es abundante en datos y para realizarlo se sugiere dividirlo en distintas áreas. Trabajando dentro de éstas, puede integrarse para su análisis, la siguiente clasificación de características que a continuación se proponen como ejemplo:
Aspectos intelectuales: Cultura. Tipo de inteligencia y memoria. Capacidad estética. Aptitudes de clasificación, claridad de pensamiento. Capacidad creativa. Sensatez en los juicios. Afirmación de la energía. Voluntad que dirige la acción. Madurez psicológica.

Relaciones interpersonales: Nivel de adaptación social. Aptitudes en el contacto. Exteriorización y confianza en sí mismo, frente al ambiente. Extraversión-introversión. Egoísmo – altruismo. Imposición-sumisión. Formas de contacto con el exterior: agresividad-dulzura.

 

Esfera afectiva: Dominio de sí en las emociones. Problemas que plantea la vida íntima. Estabilidad afectiva- emocional en la conducta externa. Fidelidad, franqueza.
Plano profesional, laboral y/o económico: Utilización del tiempo y de la actividad. Capacidad para realizar vínculos laborales. Orden en las tareas. Concentración en la actividad. Capacidad para acelerar el ritmo de trabajo. Nivel de disciplina. Cualidades morales (honestidad). Capacidad de mando. Tenacidad.
Funcionamiento del Yo: Adaptación- Inadaptación. Imagen de sí mismo, nivel de auto-estima. Mecanismos adaptativos. Defensas del Yo. Actitud hacia los valores. Dominio de sí. Distorsión de la realidad.
Después de todo lo expuesto, llegamos a la conclusión que para la realización de un informe grafológico, se debe realizar una integración de los datos recogidos.
Cuando se hace la devolución al analizado, es importante acompañar el informe con un encuentro personal, que permita hacer aclaraciones por medio del diálogo. Es útil sugerir la forma de vencer las dificultades colaborando en el abordaje de otras áreas si así fuese necesario. De esta forma se incrementa la utilidad del mismo.
Si el consultante lo considera, también puede realizarse otro tipo de informes como el de: temperamento, de compatibilidad de pareja, grafopatológico, entre otros.
A través del grafoanálisis podemos percibir, sin ningún prejuicio, al sujeto tras la escritura, reconociendo su singularidad y así descubrir los distintos problemas orientándolos hacia su solución.